Contenido Nota 26 – Radio Romance Chile

Perros y gatos
El poder oculto de estas mascotas

.

Descubre en Radio Romance el poder oculto de estas mascotas

Cuando reciben cuidados básicos como amor, techo y comida.

Convivir con perros y gatos ayuda a disminuir el estrés, la tensión arterial y la frecuencia cardíaca. Los estudios constatan que la compañía de las mascotas mejora los niveles de las hormonas asociadas al bienestar y ayuda al aumento de la autoestima. Tener un animalito en casa requiere de mucha responsabilidad, no sólo en cuidados y condiciones, sino al vínculo especial que se establece entre el animal y las personas que conviven con perros y gatos. Expertos aseguran que los vínculos entre mascotas con niños, adolescentes, jóvenes y adultos son diferentes. Esta peculiar relación puede desarrollar sentimientos de empatía y respeto. Animales o humanos En el 46% de los hogares conviven personas con animales de compañía, la mayoría con perros y gatos. Se produce una peculiar conexión, especial y profunda, un vínculo para toda la vida. Se dice que un 76% de las personas abraza, besa a sus animales y duermen con ellos en su cama. Son mascotas muy bien cuidadas: Baño con champú hipo-alergénico, cepillados de pelo y dientes, un lugar exclusivo para evacuar sus excrementos, ropa y perfumes, dependiendo de la época del año, visitas regulares al veterinario, vacunas y dosis anti-parasitarias al día, y muchos otros privilegios que tienen perros y gatos. Incluso algunos viven en hoteles, y otros quedan en guarderías mientras sus dueños trabajan o viajan. Hay animales que sólo necesitan hablar, animales que son más importantes que las personas en algunos casos.

También han constatado que nueve de cada diez propietarios están convencidos de que si todos le abandonaran, su perro seguiría a su lado. Para las personas mayores es un motivo para levantarse cada día para cubrir sus necesidades. Y en el caso de los más pequeños, por extraño que suene, ocho de cada diez niños prefieren jugar con su gato o su perro antes que con los videojuegos.

Las muestras del vínculo no sólo varían según las edades. También afectan al sexo, o si las parejas tienen hijos o no, según refleja otro estudio. Hay quienes corren con sus mascotas, sienten que son gran aporte para animarse a practicar deportes. Y socialmente, las mascotas están acaparando zonas comunes en plazas y parques. Nueve de cada diez personas señalan que su perro siempre está ahí cuando necesitan consuelo, afecto, seguridad o motivación. Y en los más pequeños, los lazos afectivos con el animal de compañía son los que mejor les hacen superar la sensación de miedo o tristeza, pues el niño recurre de forma habitual a su mascota para abrazarla y encontrar alivio en estas situaciones. En la infancia, perros y gatos empiezan a cobrar auténtica relevancia cuando el niño empieza a ser autónomo y su mascota se convierte en su mejor amigo, ese amigo silencioso que casi siempre está dispuesto a jugar con él. Se establece una relación de complicidad y protección muy beneficiosa para aumentar la autoestima en los niños de esta etapa. Yolanda Valbuena, de la Fundación Altarriba, detalló: “Por una parte estimula el desarrollo psicomotor y lenguaje, en niños y adolescentes. Mejora la comunicación no verbal, aumenta la autoestima y la capacidad de relacionarse con los demás. Altera positivamente las actitudes de los niños sobre sí mismos y respecto a los demás, ayuda a desarrollar diversas áreas incluyendo el amor y los afectos, estimula la responsabilidad y aprenden sobre el ciclo de vida”. Estudios científicos demuestran que los niños que han crecido en compañía de animales tienen menos miedo, desarrollan sentimientos positivos y de empatía con todos los seres vivos. También se ha corroborado que existe una menor percepción del dolor en niños sometidos a cirugía mayor después de participar en programas con animales de compañía.

En el caso de los adultos mayores, los perros y gatos ayudan a sentirse útiles y sube su autoestima. Les obliga a realizar ejercicio físico y les incentiva la mente. Se crea una dependencia, una necesidad entre la persona y el animal. En el caso de un perro hay que sacarlo a pasear, y todo ello provoca que las personas mayores estén más alerta, les hace estar más activos. Estimula la memoria de los abuelitos, la atención y concentración. Y en situaciones de duelo en personas de edad avanzada -quienes tienen animales de compañía-, realizan menos visitas al médico, experimentan de manera significativa menos síntomas físicos y psicológicos, y menos medicación en mujeres viudas recientes. “La mirada intensa de un perro es un gran estimulante a nivel cerebral. Sirve tanto en las fases iniciales de una demencia como en desórdenes psiquiátricos como depresión y psicosis. También se constata beneficios en el caso de personas con alzheimer.


Los animales de compañía ayudan a disminuir el estrés, la tensión arterial y la frecuencia cardíaca. Se han constatado una mejora de los niveles dopamina y endorfinas (asociadas con el bienestar) y la disminución de los niveles de cortisol (asociado a situaciones de estrés), después de una sesión de 30 minutos de interacción con un perro. Y reducción de los niveles de cortisol en los profesionales sanitarios después de cinco minutos de interactuar con un perro. En el caso de enfermedades graves o después de una intervención, generalmente la recuperación es más rápida. La reducción de la presión arterial es equivalente a la conseguida por una dieta baja en sal o reduciendo el alcohol. También se han demostrado beneficios cardiovasculares: “Aumenta la supervivencia tras un infarto de miocardio en pacientes que tenían animales de compañía, disminuyen factores de riesgo en enfermedades cardiovasculares, particularmente presión arterial sistólica, colesterol plasmático y triglicéridos. La frecuencia cardíaca de una persona disminuye cuando acaricia un perro. Y una mayor reducción de la respuesta de estrés cardiovascular en la presencia de un perro en comparación con la presencia de amigos o parejas.

Los animales abandonados son más receptivos a las muestras de cariño de las personas que los acogen. En el caso de los perros, no todos sirven para proporcionar estos beneficios, depende del carácter que tenga la mascota y de la empatía que se pueda establecer con la persona o familia que lo acoge. “Se dan casos de perros labradores (una de las razas más queridas y demandadas por su buen carácter) que no sirven. Y perros considerados agresivos como los rottweilers han proporcionado grandes alegrías a sus dueños e hijos. Cada perro es un mundo. Y con cada uno se establece una conexión especial”.

Consejos antes de adoptar un perro

Tener en cuenta que a los perros, a diferencia de los gatos, hay que sacarlos a pasear dos o tres veces al día: “Es un ser vivo que tiene sus necesidades. Es una responsabilidad. Tienen que tener clarísimo qué supone tener un animal de compañía. Es el gran problema de los abandonos. Se encaprichan y después no están dispuestos a sacarlos a pasear, haga frío o calor, llueva o truene. También puede convertirse en un problema cuando se quiere viajar o salir de vacaciones. Antes de adoptar piénselo bien porque es para toda la vida. Si usted abandona a su mascota le dará depresión y lo matará en vida. Es muy parecido al lazo entre humanos. Sufren mucho cuando son abandonados luego de haber tenido un hogar. Y otra recomendación, es que adopten en vez de comprar porque hay muchos animalitos que necesitan una familia que los acoja: “Tendrán un animal agradecido de por vida”.


EN VIVO ROMANCE
Top