Contenido Nota 27 – Radio Romance Chile

Conciencia social
¿Cómo podemos ayudar?

.

Día Internacional de la Paz

Se celebra el próximo 21 de septiembre nuestro Planeta

Conseguir la paz planetaria suena como algo imposible, idílico y utópico, debido al aumento de conflictos y tanta desigualdad en la Tierra. Sin embargo, nunca en la historia de la humanidad ha existido tanto potencial para conseguirlo. La Organización de Naciones Unidas (ONU), definió unos objetivos para el año 2030. Pese al estrés masivo, al agotamiento laboral, la violencia y enfermedades mentales que nos invaden debemos esforzarnos para intentar revertir esta situación. La agenda de la ONU contempla el lema: “Paz, justicia e instituciones fuertes”, que pretende promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible.

Las metas de este objetivo son:

1. Reducir considerablemente todas las formas de violencia y las tasas de mortalidad conexas en todo el mundo.
2. Poner fin al maltrato, explotación, trata, abusos sexuales, tortura y todas las formas de violencia contra niños y niñas.
3. Promover el estado de derecho en los planos nacional e internacional y garantizar la igualdad de acceso a la justicia para todas las personas.
4. Bajar de manera significativa las corrientes financieras y de armas ilícitas. Fortalecer la recuperación y devolución de bienes robados, y luchar contra todas las formas de delincuencia organizada.
5. Aminorar sustancialmente la corrupción y soborno en todas sus formas. Crear instituciones eficaces, responsables y transparentes a todos los niveles.
6. Garantizar la adopción de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades a todos los niveles.
7. Ampliar y fortalecer la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernanza mundial.
8. Proporcionar acceso a una identidad jurídica para todos, en particular mediante el registro de nacimientos.
9. Garantizar el acceso público a la información, y proteger las libertades fundamentales, de conformidad con las leyes nacionales y los acuerdos internacionales.
10. Potenciar las instituciones nacionales pertinentes, incluso mediante la cooperación internacional, con miras a crear capacidad a todos los niveles, en particular en los países en desarrollo, para prevenir la violencia y combatir el terrorismo y la delincuencia.
11. Difundir, aplicar leyes y políticas no discriminatorias en favor del desarrollo sostenible.

¿Y tú que haces para conseguir la paz mundial?

La ONU presiona a gobiernos y entidades públicas y privadas para conseguir este objetivo, pero también debemos ver nuestras posibilidades. Desde Puentes Digitales apoyamos que esto puede conseguirse generando el enorme valor de la confianza en la sociedad, y creando condiciones para mejorar la transparencia y la responsabilidad individual y social.

1. Interpretar el rol de diversas personas en el mundo que son víctimas de injusticia.
2. Tener diálogos inter-religiosos sobre justicia e igualdad en escuelas y universidades.
3. Organizar una visita a un tribunal de justicia o estación de policía local.
4. Diseñar en colegios un cartel que indique claramente “¿Qué es justo y adecuado?” y otro que diga: “Somos Diversidad, Trabajamos en Comunidad”, para que los estudiantes lleven estas frases consigo siempre.
5. Debatir temas de justicia en contextos históricos y culturales y de cómo han evolucionado a través de los años.


¿Cómo se vería un mundo pacífico?

Lo primero es cultivar tu paz interior, y para ello es necesario tener conocimientos acerca de diferentes culturas, creencias, tradiciones y disciplinas. Esto nos permitirá conocer nuestros talentos, fortalezas y debilidades, aprender a canalizarlas a través de una mirada interna, tomar consciencia y practicar el buen trato. Desde ese estado, respetar y reconocer a las demás personas y comprender que cada cual tiene su verdad.

El actuar con justicia en mi entorno requiere contar con información sobre los derechos humanos, el respeto y la responsabilidad individual. Desde ahí, podemos ser protagonistas de nuestras vidas y transformar nuestros comportamientos para obrar con compasión, bondad, reconciliación,… y convertir los conflictos en oportunidades, para construir e incrementar el intercambio de valores en las relaciones humanas.

Aprender a gestionar mis emociones y trabajar en mi bienestar es muy importante para comprender cómo nuestros hábitos, creencias, costumbres y comportamientos influyen en nuestro estado y nos condicionan a la hora de influenciar en otras personas. El hacerme consciente de mi responsabilidad en cada acción implica trabajar primero en el compromiso con nuestros propios objetivos, poniendo nuestra energía en conseguirlos, adquiriendo conocimiento y conectando con la esencia que somos, perdonando, cerrando ciclos, cultivando hábitos positivos y mejorando nuestra manera de comportarnos en nuestro entorno, tomando las riendas de nuestra propia vida.

Se puede realizar algún acto solidario de diferentes formas que pueden ser gestos diarios como prestar ayuda, ceder el paso o el asiento, escuchar o tener un detalle con alguien, evitar un conflicto, denunciar comportamientos irrespetuosos o injustos, difundir información de interés, apoyar causas justas, donar sangre, ropa, medicamentos, juguetes,… asociarse con organizaciones o participar en voluntariados, utilizar la creatividad para mostrar el valor de la solidaridad en el espacio físico o digital.

Todos somos responsables y tenemos influencia en lo que pasa en el Mundo. Sin embargo, hay quienes opinan que la paz mundial sólo depende de políticos y de luchas geo-económicas, a las que la sociedad no tiene capacidad de influencia alguna. Esta actitud derrotista (y peligrosamente habitual en las nuevas generaciones), está errada.

La sociedad ha influenciado en muchas ocasiones de la historia para detener conflictos armados y mejorar la paz y la justicia en el mundo. Desde Gandhi hasta Martin Luther King, desde Mandela hasta Thoreau, desde hippies protestando por Vietnam, hasta estudiantes poniéndose al frente de los tanques en Tiananmen.

La sociedad puede influenciar en la política mundial. Podemos elegir a nuestros líderes, podemos exigirles determinadas acciones. Para ello debemos tener claro que principios son necesarios, someternos a una cultura cívica, y ver qué valores queremos tener en nuestra sociedad. Debemos empezar por definir y trabajar esos valores en forma individual. Desde este estado promover la utilización de las nuevas tecnologías y potenciar la participación de otras personas, la comunicación desde los valores, la responsabilidad social y corporativa…

Podemos construir un mundo en el brille la paz, la justicia y la inclusión, trabajando de manera colectiva, enriqueciéndonos con las diferencias culturales, aprendiendo cada día y co-creando. Somos responsables de crear un mundo mejor.


EN VIVO ROMANCE
Top