Contenido Nota 29 – Radio Romance Chile

¿Cómo mejorar
tu auto-estima?

.

Eliminar todos los pensamientos negativos

Lo primero que tienes que hacer es eliminar todos los pensamientos negativos y convertirlos en positivos, aunque estés pasando por tu peor momento.

Luego tienes que asumir que no eres víctima de las cosas que te han sucedido y hacerte responsable de tu vida. Que no te afecten las opiniones de los demás porque al final eres tú quien tomará la decisión final. No desgastes tu energía mirando lo que hace y cómo se ve el resto de las personas, porque esa misma energía sirve para potenciarte. Deja un espacio del día sólo para ti. Mírate en el espejo, luego cierra los ojos, respira profundamente varias veces, imagina tu paisaje favorito, visualízalo, materialízalo y siéntelo, piensa en algo hermoso. Luego abre tus ojos y te sentirás mucho mejor. Desde hoy quiérete, hazte cariño y ponte linda. De esta forma das espacio a que tus energías positivas se disuelvan dentro de ti. Si no te das tiempo para ti, impides que la energía entre en tu mente y tu cuerpo.

La charlista española Rut Nieves dice en su libro “Cree en Ti”: “Cuando crees en ti, te sientes feliz, amada, agradecida, realizada, y parece que todo en tu vida fluye, es perfecto, atraes más cosas semejantes a tu vida”. A partir de ahora tú puedes cambiar de actitud frente a la vida, tu forma de ver las cosas, y eso cambiará tu forma de pensar, y de sentir, y te permitirá atraer a tu vida todo lo que quieras y te propongas. Intenta cambiar tus creencias limitantes por otras que te potencien y te permitan alcanzar de forma mucho más sencilla todo lo que anhelas.

El corazón tiene un sistema nervioso muy complejo. Existen unas 40 mil neuronas en el corazón. La inteligencia emocional es mucho más rápida que la del cerebro. Nos da las decisiones que necesitamos para avanzar en la vida. El corazón es un órgano eléctrico. Cuando experimentamos emociones positivas como la gratitud, se crea una comunicación armoniosa entre el corazón, el cerebro y el resto del cuerpo que fomenta la claridad de las ideas, nuestra capacidad para tomar decisiones. Cuando tenemos el corazón alineado con la mente se genera menos estrés, porque tenemos la capacidad de gestionar mejor nuestras emociones, y eso es calidad de vida. Las discusiones por cosas irrelevantes, perder el control, estar nerviosa, actuar sin pensar, exponerte a los ambientes negativos, escuchar quejas, estar pendientes de lo que no tenemos, esperar a que las personas cambien, etc., ayuda a perder toda tu energía, se debilitan tu cuerpo y tu mente. No hay que evitar los problemas, más bien enfréntalos, trata de aclararlos a la brevedad y verás que podrás dormir más tranquila. No culpes al resto de lo que te sucede. Si hay algo que te está afectando es porque algo tienes que aprender de eso que te está afectando. De lo malo hay que sacar lo bueno. Revertir es la clave. Transformar lo malo en bueno, y no quedarte pegada, más bien resolver.

Si estás enojada con alguien tienes dos opciones: Arreglarte o alejarte para siempre, pero evita sufrir. Quizás digas que no te afecta, pero ten en cuenta que el subconsciente no engaña. Tu mente siente que le afecta de manera indirecta. El sufrimiento viene de nuestra falta de comprensión. Sufrimos porque queremos. Valórate. Escucha tus miedos, oye la opinión de tu mente, no juzgues, no seas dura contigo misma. Como dijo Buda: “El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”.


6. Dolores de cabeza: Las posiciones inadecuadas a causa del abuso de teléfonos móviles, tabletas o portátiles, son cada vez más habituales, y otra de las consecuencias de estas posturas forzadas es el dolor de cabeza o incluso sensación de mareo por culpa de la contracción de los sub-occipitales, los músculos que facilitan nuestros movimientos de cabeza, -durante un tiempo prolongado- de estar mirando la pantalla de un dispositivo. La postura forzada también puede provocar presión en los oídos y los globos oculares.

7. Insomnio: Estudios científicos acreditan sobre los peligros de utilizar el móvil a la hora de dormir. Ocupar el celular en la cama puede provocar una disminución en la calidad del sueño e insomnio. Esto se debe a la luminosidad extra de la pantalla, que activa varios receptores que hacen pensar al cerebro que aún es de día y que puede permanecer más tiempo despierto. Tras el insomnio aparecen irritabilidad, somnolencia y falta de concentración, por no haber descansado bien y lo suficiente la noche anterior.

8. Consecuencias sobre la columna vertebral: Nuestro ritmo de vida -tan estresante-, el excesivo sedentarismo y la falta de actividad física elaboran un cóctel explosivo para nuestro organismo. Así, la posición forzada -y normalmente no la más saludable- que adoptamos al utilizar nuestros dispositivos tecnológicos, genera alteraciones en la columna cervical provocando inestabilidad y rigidez en ciertas zonas de la columna vertebral.


EN VIVO ROMANCE
Top